BICARBONATO DE SODIO, EL EXFOLIANTE ECONÓMICO.

Bicarbonato de sodio.

¿Cansada de tener la piel grasosa, brillante y con muchos granos y espinillas sin poder ocultar?

Aunque no lo creas, tienes la solución en tus manos, es un ingrediente que lo puedes ubicar fácilmente y sin restricciones en una farmacia o botiqueria, hasta puede que ya lo tengas en la alacena de tu cocina, el mismo se aplica de forma sencilla, y es muy efectivo.

Estamos hablando del bicarbonato de sodio, que con solo mezclarlo con agua potable, se convierte en un excelentísimo exfoliante.

Para aplicarla, primero debes lavarla bien tu cara. Luego, vas a tomar dos cucharaditas del bicarbonato de sodio, y dos de agua, y une hasta que se vuelva una mezcla. Si ves que queda con mucha agua, aplica más bicarbonato.

Toma una mota de algodón, y empieza a aplicar la mezcla en tu cutis , de forma suave y circular, espera 15 minutos y luego lava con abundante agua. Verás que tu piel quedará suave y sin un rastro de grasa.

NOTA:

1.- Este tratamiento NO SE DEBE HACER TODOS LOS DÍAS. Esto irritaría tu cara, ya que el bicarbonato es astringente.

2.- Hazte esta mascarilla cada 15 días, y después lo vas alargando cada cada dos meses, y así consecutivamente.

By: M. D. Reyes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *